Planes Millonarios

En medio de esa batalla jurídica y política que ha desplegado para contrarrestar los efectos de su eventual destitución y del cada vez más enredado proceso revocatorio, Gustavo Petro, alcalde de Bogotá, está ad portas de tomar una decisión trascendental para el futuro urbanístico de la capital. Tal y como figura en los primeros renglones de su agenda, el mandatario deberá ‘bendecir’ –en los próximos días– un paquete de decretos reglamentarios con los que dará luz verde a tres multimillonarios proyectos de renovación urbana, cuyo costo total sobrepasará con creces el $1 billón.

Sin duda, una apuesta tan necesaria como refrescante para la ciudad. Pero, ¿de qué se trata en concreto? En pocas palabras, son tres planes parciales ‘bautizados’ como Triángulo de Fenicia, La Sabana y El Pedregal. Cada uno de ellos ya recibió viabilidad de la Secretaría Distrital de Planeación –a finales del año pasado– y dentro de poco habilitarán un total de 18 hectáreas en el centro y norte de la ciudad para poner en pie viviendas, oficinas, comercio, áreas culturales, parques, alamedas y espacio público.

Para empezar, vale la pena echarle un vistazo al Triángulo de Fenicia, tal vez el más ambicioso de esta ‘trilogía’ de planes parciales por su alto componente social. Es una idea gestionada por la Universidad de los Andes que pretende erigir 950 viviendas sobre 8,8 hectáreas en una zona comprendida entre la Avenida Circunvalar, la calle 20 y la Avenida Jiménez y la Avenida carrera 3ª. Según Claudia Velandia, gerente del campus de la Universidad de los Andes, su costo es de US$ 70 millones .

En materia de infraestructura el plan también le apuntará a la ejecución de parques y plazas públicas. Pero además, la misma Uniandes construirá, con recursos propios, un edificio llamado Sociedad, Universidad, Cultura y Empresa, una megaobra de 26.000 m2 con un costo de $100.000 millones.

“Otro punto del proyecto es el rescate de los cerros orientales de Bogota. Por eso estamos incluyendo un parque lineal que podría ser el equivalente a un museo a cielo abierto de cultura, ciencia y tecnología. De lo que nos corresponde a nosotros como Fenicia, estamos hablando de un área cercana a las 1,5 hectáreas”, remata Velandia.

Dentro de ese paquete de planes parciales, también llama la atención el de la Sabana, ubicado en el barrio San Victorino –entre las calles 13 y 16, y las carreras 17 y 18–. Es un proyecto gestionado por Ricardo Iván Villarreal, cabeza visible del Grupo Empresarial RIV SAS, cuya área comprende 2,8 hectáreas y su costo estimado es de $ 650.000 millones .

Los archivos de la Secretaría de Planeación, relacionados con el Plan de la Sabana, señalan que el proyecto contará con espacios destinados a servicios turísticos, comercio, servicios personales y empresariales; viviendas estrato 4, 3, de interés social y prioritario.

Por último, aparece el plan parcial El Pedregal. Se trata de un centro de servicios empresariales y de comercio construido sobre un área de 6,7 hectáreas en la carrera 7ª con calle 100. A la luz de la empresa promotora de la iniciativa, la Sociedad Aldea Proyectos S.A., su costo total será de $980.000 millones .

Si los cronogramas del Alcalde marchan, antes de que termine marzo estos planes deberán ser objeto de una aprobación definitiva. De ser así, Bogotá empezará a entrar al club de las capitales del mundo que sobresalen por sus sofisticadas e icónicas obras de infraestructura.